La caridad es una virtud que brota de un corazón sensible a las necesidades del prójimo; la caridad nos solidariza con el sufrimiento de los más necesitados, y nos lleva a servirles con la entrega de nuestros talentos personales, del tiempo y de los bienes materiales.

La caridad está dirigida a nuestros hermanos más necesitados. Ella ve por sus necesidades y procura así el orden de la justicia, de modo que a quien no tenga, no le falte lo necesario.

Durante el mes de diciembre es el mes del diezmo y en la Diocesis de Valle de Chalco se quiere fortalecer la identidad y el compromiso cristiano de los laicos, invitándolos a una mayor participación en la vida de la Iglesia.

Lograr que en cada parroquia, a través de una catequesis sobre la generosidad, los fieles descubran que el desprendimiento de sus bienes materiales es parte esencial de su vida cristiana y que la entrega de su Diezmo los lleva a incrementar su co-responsabilidad con la misión evangelizadora de su parroquia.

Es constante escuchar preguntas para que es el diezmo y en la Diocesis de Valle de Chalco es principalmente para la Evangelización y formación en la Fe, para la Formación permanente de Seminaristas, Clero, Religiosas y Laicos y principalmente para la Caridad y ayudar a los más necesitados.

El diezmo es la forma de colaborar con el Plan de Dios, en el establecimiento de su Reino; para compartir nuestros bienes a las necesidades de la Iglesia, reconociendo que todo lo hemos recibido de Dios.

No existe una cantidad específica para el diezmo pero por lo menos un día de ingresos al año y para quienes perciban menos de dos salarios mínimos, lo que gusten dar de acuerdo a su generosidad.

Esta ayuda se puede entregar durante todo el mes de diciembre, en la parroquia o en la curia diocesana. Puedes pedir tu sobre o tu recibo directo en la oficina parroquial o en la oficina del obispado.

Es la oportunidad que hagas una obra buena, para tener la gracia de Dios y ser un buen Cristiano; no solo se trata de dar dinero, sino el acto de compartir lo que Dios me ha dado.

Ustedes darán de su abundancia lo que a ellos les falta, y ellos, a su vez, darán de lo que tienen para que ustedes no les falte. Lo dice la Escritura: Al que tenía mucho no le sobraba y al que tenía poco no le faltaba”     2 Cor. 9, 14-15

Por, CODIPACS Valle de Chalco