Tal vez conozcas a algún amigo o amiga que está en depresión. No es fácil comprender el porqué de tanta amargura y desesperanza. Muchas veces no hay razones específicas que provoquen ese estado de tristeza profunda; simplemente viven tristes, encerrados en sí mismos, paralizados por el miedo, con una autoestima lastimada. Las causas pueden ser muy variadas. Desde la carencia de alguna sustancia en el cerebro (serotonina, litio, etc.) hasta un problema afectivo profundo, una crisis o trauma no resuelto de la infancia, etc. Casi siempre queremos ayudarles, pero no sabemos qué hacer o qué decirles. Te comparto algunas frases que podemos decir para intentar ayudar a alguien que tiene depresión. Comparto otras frases que hemos de evitar (y que muchos solemos decir) para no lastimar o hacer sentir peor a la persona deprimida.

LO QUE PODEMOS DECIR:

 

LO QUE HAY QUE EVITAR DECIR:

 

Tú eres muy valioso para mí y para tu familia. Lamento que estés sufriendo. Estoy aquí para ti. Puedes contar conmigo para lo que necesites. Otras personas sufren mucho más que tú. Siempre hay alguien peor que tú. ¿No te has cansado todavía de todo esto de “yo, yo, yo”?
Yo creo en ti. Eres más fuerte de lo que piensas. El haber llegado hasta aquí lidiando con esa depresión demuestra que eres una persona muy fuerte y valiente.  

Te sentirás mejor mañana. Ya se te pasará esa tristeza. Tú échale ganas. La vida continúa.

Estoy aquí para escucharte amigo (a). Desahoga tus tristezas, no las guardes para ti mismo. Si quieres vamos a tomarnos un café para platicar un rato de cómo te sientes.  Sal, diviértete, toma una copa y olvídate de esos problemas.  Vamos de fiesta.
Tal vez sea conveniente que busques a un psicólogo. Si tú quieres puedo acompañarte con alguno. “Anímate. Lo que te haya pasado no es para tanto. Tú puedes salir solo de la depresión si te decides a hacerlo”
Esto no es tu culpa. No te estás volviendo loco.

 

Es tu propia culpa. ¿Por qué si todos tienen que lidiar con la tristeza y la depresión, tú no lo haces?
¿Quieres un abrazo? Deja de sentir lástima por ti mismo.
Realmente no puedo entender lo que estás sintiendo, pero puedo escucharte y estar a tu lado. Créeme, sé cómo te sientes. También he estado deprimido durante varios días.

En ocasiones el asunto no es tanto qué hacer o qué decir, sino cómo estar y acompañar. Tú amigo en depresión tal vez no necesita que le digas nada, sino sólo que estés con él. Que lo escuches si quiere contarte algo o que guardes silencio a su lado, cada vez que le visitas.

Finalmente, lo que siempre podemos hacer por las personas que sufren es ORAR. Pidamos a María, Nuestra Padre que interceda ante Nuestro Buen Dios para que a todas las personas que padecen depresión, les sea concedida la salud física, mental y espiritual.

Saludos, Que Dios te siga bendiciendo con la Alegría y la Esperanza de la Resurrección.

Por: Eduardo Anaya Sanromán, SJ, Diócesis Valle de Chalco